Como prender el carbón para la mejor parrillada

Como prender el carbón para la mejor parrillada

Usa briquetas para encender el fuego de una manera más fácil y rápida. Muchas personas prefieren usar briquetas porque se encienden fácilmente, arden durante más tiempo y son poco costosas.

Escoge carbón de madera dura para obtener un sabor más intenso. El carbón de madera se consume más rápido que las briquetas, pero le da a la carne un sabor delicioso y ahumado

Usa una mezcla de briquetas y carbón. De ese modo, obtendrás el sabor clásico a parrillada del carbón, aunque combinado con la llama de larga duración de las briquetas

Agrupa los carbones en forma de una pirámide en la parte inferior de la parrilla. El calor se elevará desde la parte inferior y los carbones se prenderán entre sí, lo cual permitirá que el calor se propague de un carbón a otro.

Vierte carbón o briquetas suficientes para formar una capa uniforme en la parte inferior de la parrilla.

Usa más carbón cuando haga frío o llueva para que arda por más tiempo.

Vierte una buena cantidad de líquido inflamable sobre el carbón. Deja que se remoje durante 3 a 5 minutos de manera que cuando enciendas la parrilla, el líquido inflamable no queme el carbón inmediatamente.

Vierte el líquido cuidadosamente para evitar mojarte con él. Si un poco del líquido se salpica sobre tu ropa mientras lo viertes, cámbiate o limpia bien el derrame antes de encender la parrilla.

Si no tienes un líquido inflamable, coloca un pedazo de periódico empapado en aceite vegetal debajo del carbón y enciéndelo cuidadosamente con una cerilla o un encendedor.

Agrega un poco más de líquido inflamable para humedecer el combustible. De esa forma, los carbones arderán con mayor rapidez.

Enciende el carbón cuidadosamente con un cerillo o un encendedor largo. Enciende el fuego en 1 a 3 zonas del carbón mojado y deja que sea propague hacia el carbón más seco.

Deja que arda durante 10 a 15 minutos. El carbón se calentará y el líquido inflamable se consumirá. Una vez que la parte central del carbón adquiera un color blanco grisáceo y rojo brillante, podrás comenzar a cocinar.

Espera hasta que los carbones estén listos para comenzar a cocinar. Si comienzas a cocinar los alimentos antes de que el líquido inflamable se consuma, el filete o el pollo tendrá un sabor parecido al petróleo.

Una vez que los carbones comiencen a arder, no añadas más líquido inflamable a la parrilla.

Hacerlo no logrará que el fuego arda más rápido y podrías quemarte las manos.

Coloca el carbón con tenazas. Debes esparcir las briquetas sobre la parte inferior de la parrilla, ligeramente más allá del área en la que colocarás los alimentos, para permitir que se cocinen de manera uniforme.

Para cocinar vegetales y carne más delgada, como pollo, esparce el carbón uniformemente sobre la parte inferior de la parrilla.

Para cocinar carne más gruesa a la parrilla, como un filete de res, asegúrate de colocar el carbón más alto en un lado que el otro. Debes comenzar a cocinar la carne en la zona con más carbón. Cuando la parte externa de la carne esté cocida según tu preferencia, termina de cocinarla en la zona con menos carbón.

Deja una respuesta